Inicio

Compartimos nuestro saludo y compromiso con todas las mujeres campesinas andinas e indígenas de las regiones de nuestro país, y con quienes, desde diferentes partes del mundo, siguen luchando por la vigencia y pleno ejercicio de los Derechos Humanos de las mujeres, para acabar así contra todo tipo de violencia hacia las mujeres y las niñas.

Tanto el IAMAMC como la AMHBA hemos cumplido 30 y 25 años respectivamente, en nuestra memoria colectiva, no solamente están los recuerdos de nuestro trabajo, también el firme compromiso que asumimos cuando nos dimos cuenta que, en nuestra tierra y sus comunidades, la violencia familiar también convivía en nuestras casas. Por eso, realizamos jornadas de capacitación sobre los derechos humanos y cómo es que las mujeres tenían que enfrentar la violencia machista en sus caseríos. Así fue que trabajando directamente con la comunidad de Quispampa y en los Encuentros Provinciales los temas de Derechos Humanos fueron sensibilizando a nuestra comunidad. Los Derechos Reproductivos, Sexuales y los Económicos también los fuimos conociendo y difundiendo en nuestros programas radiales, reuniones o asambleas de mujeres. Sería a través de estas actividades que empezamos hacer nuestra campaña en favor de la No Violencia Contra las Mujeres de nuestra provincia. Así cada 25 de Noviembre nos reuníamos en Asamblea y con las delegaciones de los caseríos organizábamos una gran marcha de Mujeres por todas las calles de la ciudad de Huancabamba. Fueron marchas emblemáticas, las que hicimos desde nuestro Primer Encuentro de 1990, en la recuperación de la democracia del año 2000 y el año 2015 para rendir homenaje a la historiadora María Rostorowsky y por haber logrado la Reestructuración de la AMHBA, que permitió modificar nuestro Estatuto y realizar nuevas elecciones de Consejos Directivos.

Sin embargo, el problema de la violencia física, sexual y psicológica, permanece entre nosotros. Los informes y estudios y lo que vamos observando en las conversaciones con compañeras de otros lugares, es que la violencia de género se ha incrementado. Después de los largos años de dictadura en los que además se esterilizó a miles de mujeres, aunado a la pobreza de nuestras comunidades, y la falta de acceso a servicios básicos en salud, educación y justicia, han hecho que la violencia continúe arraigada en nuestros pueblos así como la inseguridad ciudadana.

Somos muy conscientes en la AMHBA y en el IAMAMC que la violencia de género contra las mujeres no se podrá acabar hasta que no se logren formar nuevos liderazgos de mujeres y hombres que en las familias y comunidades rechacen al machismo, a la corrupción, y a la injusticia. Hasta que nuestros hijos e hijas no sean educados con valores y en base a la igualdad y equidad de género, hasta que no tengamos claro que nuestros derechos humanos deben ser respetados por todos y todas.

Finalmente, la AMHBA y el IAMAMC reiteran su compromiso, uniendo los esfuerzos de todas las mujeres de los ocho distritos, para que en coordinación con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, con el Ministerio Público, Ministerio de la Mujer, Ministerio de Salud, Ministerio de Educación y Ministerio de Agricultura, las mujeres de la AMHBA esterilizadas y asociadas puedan encaminar lo mejor posible el proceso de judicialización de los casos de esterilización forzada que fue una de las peores violencias perpetradas contra las mujeres andinas de las tres regiones del Perú.

¡TODAS UNIDAS CONTRA LA VIOLENCIA! ¡NO A LA CORRUPCIÓN! ¡NO A LA IMPUNIDAD!

¡JUSTICIA Y REPARACIÓN PARA TODAS LAS MUJERES ESTERILIZADAS CONTRA SU VOLUNTAD!

Huancabamba, 25 de noviembre de 2018

ESPERANZA HUAYAMA AGUIRRE (Presidenta de la AMHBA)

JOSEFA RAMIREZ PEÑA (IAMAMC- Huancabamba)

Josefa Ramírez Peña
Licenciada en Trabajo Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ha participado de forma activa en colectivos y redes de mujeres tanto en Perú como a escala latinoamericana e internacional, y es un referente en temas relacionados con la marginación, exclusión social, violencia de género y desigualdad de las mujeres de la región andina del Perú.
Tiene una importante experiencia profesional en el trabajo con mujeres campesinas y en el área del desarrollo rural comunitario. Sus campos de especialización principales son la educación permanente de mujeres y jóvenes andinas y andinos, investigación-acción, gestión organizacional, desarrollo local, diseño, monitoreo y evaluación de proyectos con enfoque de género y derechos humanos.
En la actualidad, coordina el Programa PEPMA del  Instituto de Apoyo al Movimiento Autónomo de Mujeres Campesinas (IAMAMC), del que fue cofundadora y desde el que contribuye a impulsar políticas y programas dirigidos a las mujeres del medio rural, así como en defensa de sus derechos humanos, derechos sexuales y reproductivos. Igualmente ha promovido la organización de la Asociación Provincial de Mujeres de Huancabamba-AMHBA, 1993 (Región Piura) que integra a la población femenina de sus 8 Distritos y a las Mujeres afectadas por la Esterilización Forzada.